Un diseño industrial es un proceso de compromiso, a través del cual resolvemos un problema específico identificando unas necesidades, buscando una estrategia creativa y obteniendo soluciones auténticamente innovadoras. Esto puede dar a una empresa ventajas significativas sobre sus competidores. La mayoría de los productos innovadores se deben a una interpretación creativa de los encargos de diseño