Hotel Rural “Entre Muros”
2011 Chesa, Valencia


El proyecto nace del propio pueblo, de sus costumbres y sus gentes, de su arquitectura vernácula y sus sistemas constructivos. Una arquitectura ligada íntimamente al paisaje, fruto de la sabia combinación de la materia disponible en el entorno. Un proyecto que utiliza sistemas constructivos y técnicas artesanales creados por la mano de sus pobladores, y que además responde a una estricta funcionalidad, buscando aprovechar los recursos naturales de tal modo que minimicen el impacto de los edificios sobre el medio ambiente y sus habitantes.

Grandes muros de contención de piedra nos acompañan a través del ascenso por la montaña del polideportivo hasta el hotel, dónde estos muros se transforman convirtiéndose en los planos generadores del proyecto. El proyecto se concibe como dos potentes muros de mampostería sin rejuntar, dispuestos paralelos entre sí y perpendiculares a la pendiente, generando  entre ellos todas las estancias y circulaciones del edificio. Con la voluntad de conseguir una plena integración con el entorno, la piedra se convierte en un material clave del proyecto. Así pues, queda la arquitectura arraigada al terreno adquiriendo un carácter tectónico que la fusiona con el paisaje. El papel fundamental del edifico es establecer un relación con el entorno montañoso y su poder natural.

Estos potentes muros albergan entre ellos una caja revestida de madera que desarrolla el programa funcional del hotel. Una pieza perfectamente acotada y superficiada que resuelve formal y funcionalmente las exigencias del programa. La monotanía propia de la seriación y repetición de la caja se rompe gracias al gesto quebradizo del muro exterior de piedra, que genera compresiones y descompresiones del espacio de circulación dependiendo de la necesidad funcional del recorrido interior.

Descripción del proyecto
Descripción del proyecto